lunes, 14 de diciembre de 2015

PIMIENTOS RELLENOS DE SETAS Y GAMBAS

Hola:

Hoy vamos a hacer un plato "un poco más complicado" pero....¡que nadie se asuste!.... lo puede hacer cualquiera que tenga un poco de mano para la cocina: PIMIENTOS RELLENOS DE SETAS Y GAMBAS EN SALSA ESPAÑOLA. 

Al ser un plato un poco más dificil, hemos detallado más los pasos y añadido un montón de fotos.

(para 6 personas)

- 24 Pimientos del Piquillo ENTEROS para rellenar
- 300 grs. de Gamba pelada congelada
- 250 grs. de setas 
- Aceite de Oliva
- Sal 
- 2 dientes de Ajo
- 1 cebolla mediana
- Harina
- 2 Huevos
- Una cucharada sopera de "pulpa de pimiento choricero"
- Salsa Bechamel recién hecha (textura media)
- 1 cucharada de tomate frito (solo si es necesario)

(*) Los ingredientes para la salsa Bechamel no se ponen aquí. Ver la receta correspondiente. 



- Descongelar las gambas peladas (el trucos consiste en meterlas en agua con sal y esperar un rato). Luego escurrirlas muy bien (incluso estrujándolas).

- Cortar las gambas peladas en trozos pequeños (para una gamba normal, debieramos sacar unos 4 trozos).

- Cortar las setas en trozos pequeños.

- Pelar y cortar en trozos muy pequeños los 2 dientes de Ajo.

- Partir la cebolla en trozos pequeños



- Abrir las latas de pimientos del piquillo, seleccionar los que estén más enteros y no tengan roturas, y ponerlos en un plato.



- Tener preparado un plazo con harina (que luego usaremos para albardar los pimientos)

- Tener preparado el huevo para batir (que luego usaremos para albardar los pimientos).






Primero. En una sartén, con aceite de oliva, poner las setas a freir con aprox. la mitad del ajo (que teníamos cortado en trozos muy pequeños) y un poco de sal. Freir durante aprox. 4 ó 5 minutos. Escurrir y reservar. 

Segundo. En la misma sartén, en la cual tendremos el aceite de fritura de las setas pero tendremos que añadir un poco mas, echar las gambas con la otra mitad del ajo y un poquito de sal (el toque de sal os costará un poco así que es mejor no pasarse). Esto os costará unos 5 minutos.

Tercero. Echar las setas, que teniamos reservadas sobre la sartén donde tenemos las gambas y cocinar juntas durante 1 minuto aprox. para que se mezclen los sabores. Escurrir y reservar.



Cuarto. Hacer la salsa BECHAMEL (textura media). La receta de la SALSA BECHAMEL está en el post anterior y la podéis encontrar aquí.

Quinto. Añadir, a la cazuela en la que hemos hecho la salsa Bechamel, la mezcla de setas y gambas que teniamos en la sartén.  Revolver para que ligue la mezcla y tener al fuego durante 2 minutos aprox.







Sexto. Con mucha paciencia, ir rellenando pimiento a pimiento, con la mezcla anterior. No conviene rellenarlos demasiado para que no se abran y se caiga la mezcla interior en los pasos posteriores. Bastarán (para un pimiento de tamaño medio) 2 cucharadas de café aprox.






Séptimo. Batir los huevos (si fuera necesario, habría que batir otro más pero a nosotros nos ha bastado con dos) y ponerlos en un plato. Recordad que tenemos también un plato preparado con harina. 


Octavo. Poner aceite de oliva en una sartén y proceder a albardar los pimientos (con mucho cuidado de que no se rompan y/o se salga la masa interior). Hay gente que pone un palillo para cerrar el pimiento pero a nosotros no nos gusta porque luego hay que retirarlo. El proceso es, pasar cada pimiento, primero por harina y luego por huevo. Freir muy poco, lo justo para que el albardado adquiera un color dorado.







Noveno. Ir poniendo los pimientos, según los vayamos quitando de la sartén, en una cazuela grande.


Décimo. Una vez que tengamos todos los pimientos albardados, en la misma sartén, añadir aceite, la cebolla picada y un poco de sal. Pochar la cebolla hasta que quede blanda. No hace falta que se dore demasiado.


Undecimo. Poner la cebolla pochada (con su aceite) en una jarra y triturar bien con una batidora de brazo (añadir agua para poder hacer un buen triturado).


Duodecimo. Echar la mezcla que acabamos de triturar sobre la cazuela donde están los pimientos y añadir un poco más de agua.



Decimo-tercero. Añadir la pulpa de pimiento choricero. Los propios pimientos darán un color rojizo a la salsa pero la pulpa ayudará. Sin aún así, vemos que nos queda demasiado blanca, podemos echar 1 cucharada sopera de tomate frito.





Decimo-cuarto. Cocinar todo junto, a fuego lento, durante unos 5 ó 6 minutos, mover la cazuela de vez en cuando "con cuidado" para que la salsa se mezcle bien con los pimientos.





¡Y ya está!. Como véis, es un plato laborioso de hacer pero los resultados merecen la pena. 




¡Qué lo disfutéis!

Un abrazo,

Virginia

No hay comentarios:

Publicar un comentario